miércoles, 5 de diciembre de 2007

En honor a los sufridores


Cuantos dolores de cabeza puede dar en un momento dado el trabajo... A nosotros y a quienes nos rodean. Mis más cercanos han aguantado con valentía el sufrimiento procado con este dichoso Stand, por este bunquer con tapa de lentilla.
Por vosotros, que me ayudasteís y me escuchasteís hechando pestes, en algunas casos con la ayuda del etílico, por vosotros (Manu, Diego, Mónica, Fatima), gracias.
Y para los que tubieron suerte de no escucharme, permitiendo así a sus nervios estar un poco más tranquilos, os permito que conozcaís en que consiste mi forma de ganar el pan que me alimenta, y los durillos con los que nos tomamos los vinachos. Los hay mejores, lo juro, pero algunos sabeís que este os lo debía.
A que al final decepciona? que malas son tantas espectativas....

1 comentario:

Ponte a dibujar, vago! dijo...

Decepciona? Pero si es tu mejor trabajo hasta la fecha! :DDDDD!
Y encima apareciendo tarde en casa de los amigos EXIGIENDO alcohol, anda, anda, que me he ganado el cielo contigo...!
Un beso, Princesa.